Todo sobre Estaciones de Servicios

El automóvil que explotó en una Estación de GNC

VISTAS 1151 / COMPARTIR


est-42-el-automovil-que-exploto-en-una-estacion-de-gnc-01

est-42-el-automovil-que-exploto-en-una-estacion-de-gnc-02

El automóvil explotó cuando se encontraba cargando GNC en una Estación Servicio la ciudad de La Banda, provincia de Santiago del Estero.
Como consecuencia de la explosión, una mujer de 28 años sufrió la amputación de sus dos piernas. La mujer era la acompañante del automóvil Dodge 1500 junto a su hijo y al conductor, quienes sufrieron heridas pero no de gravedad.

Según testigos del accidente y vecinos del lugar, la onda expansiva por la explosión del tanque de gas se sintió a 10 cuadras a la redonda haciendo explotar los vidrios de las casas cercanas y de los comercios. En tanto, el auto se destruyó por completo, quedando reducido a hierros retorcidos, y la parte del baúl voló a varios metros del lugar.

El conductor del auto siniestrado había intentado cargar gas en otra Estación de Servicio, pero el empleado del lugar se negó a realizarles la carga, ya que el auto no contaba con la oblea correspondiente.
Ante la negativa se trasladaron hasta la estación de avenida Libertador y Paso a nivel norte, allí los atendió el playero quien inició la carga normalmente y en minutos se produjo el estallido.

El tubo de GNC explotó con tal violencia que destruyó el auto, seccionó las piernas de la víctima, la bebé que estaba en sus brazos cayó al suelo, y el conductor perdió un ojo y terminó con vidrios incrustados en su cara. La onda expansiva rompió vidrieras y sembró el pánico en 300 metros a la redonda.

Según el CESVI, lo primero que aclararon es que es muy difícil que un tanque explote. Inclusive señalaron que lo más peligroso es un anclaje deficitario, ya que en caso de choque puede desprenderse y lastimar o matar a los ocupantes, pero de explosiones, nada.

Además, en caso de incendio, los tanques poseen una válvula que se derrite dejando escapar el gas antes de que el calor lo haga explotar. Al salir a alta presión, no alcanza la mezcla con el aire para encenderse, y por ello es seguro.

Ningún auto está libre de incendios pero las líneas de combustibles líquidos de los autos vienen llenas de sistemas, válvulas, etc., que impiden un incendio en caso de accidente. En el caso de los autos a GNC se utiliza una línea paralela, que debe cumplir sus respectivas normas de seguridad, aunque en muchos casos hay usuarios que piden no instalarlas (o los talleres no lo hacen) para ahorrar algunos pesos, poniendo estúpidamente en peligro sus vidas y las de los demás.

Donde hay alta presión no debería generarse fuego o explosión, pero el gas tiene que llegar con presión más baja al motor y allí es donde puede encenderse la llama en caso de accidente. Según la experiencia de CESVI esto era más común en las primeras generaciones de los equipos de GNC y hoy ya es mucho más extraño que suceda.

Los automóviles de GNC deben seguir estrictos controles
Los autos con GNC siguen estrictos controles y tiene que tener su respectiva “oblea” habilitante que se renueva cada año. Además, cada 5 años se le hace una prueba hidráulica a los tanques y si no la pasan, son cortados para que se puedan volver a utilizar. Y los tubos están registrados, así que no se podría pasar una inspección si colocamos uno que no fue aprobado.

Entonces en Santiago del Estero sucedió que … Lamentablemente, en muchos lugares es más fácil eludir los controles y para peor, hay Estaciones que cargan GNC, a vehículos sin su oblea al día.

Sabemos que los tanques son seguros y que soportan hasta 350 libras de presión mientras las Estaciones solo pueden cargar hasta 200, dejando un amplio margen de seguridad. Además, si no pasan la prueba hidráulica son cortados, pero también hemos visto casos en los cuales a un auto aprobado en los controles se le cambia el tanque por otro que no es seguro, o modelos con tanques que fueron soldados, algo que acaban de demostrar los peritajes realizados al auto.

En resumen, al GNC hay que tenerle respeto como a cualquier otro combustible, el verdadero riesgo no está en el gas, sino en la negligencia de los talleres, de los usuarios y de quien acepte cargar en una Estaciones sin la aprobación del auto al día.

HACE VARIOS AÑOS PUBLICÁBAMOS ESTO

Varios años atrás, reprodujimos el volante que la gente de ESSO distribuyó en toda la cadena de sus Estaciones de Servicio y clientela. Es útil volver a leerla.

Suscribite a nuestro Newsletter Toda la información que necesitás sobre posventa y mercado automotriz, en tu casilla.
Suscribirme
Seguinos hoy!
Bolder Estudio | Web y Diseño