El aceite y sus dos grandes enemigos

VISTAS 68


Muy a menudo hemos escuchado algo como que para aumentar la vida útil del aceite de motor, es recomendable cambiar siempre el propio filtro del lubricante.

Veamos, el aceite tiene dos grandes enemigos, por un lado, el deterioro de sus agentes antioxidantes, antiespumantes, antifricción y antidetergentes. Estas funciones están a cargo de los aditivos que cada marca formula, siempre con los mismos requisitos técnicos. El deterioro se da por las altas temperaturas de exposición, la pérdida de eficacia de los aditivos que se ‘saturan’ –si la palabra explica–, la baja capacidad para evitar la oxidación que genera los lodos, la formación de burbujas, etc.

2018-11-30-el-aceite-y-sus-dos-grandes-enemigos-2-02

El otro enemigo es la suciedad que el motor ingiere proveniente de la contaminación del medio ambiente y que ingresa a la máquina con el aire de la admisión. Los filtros del aire son muy eficientes cuando son de calidad, pero está comprobado que partículas de mugre causan la mayor parte del desgaste del motor y no hay filtro que sea capaz de detenerlas completamente. Esas partículas ingresan a la admisión y por esa vía a los cilindros y las cámaras.

Por más nuevo que sea el motor, los pistones al subir producen una presión llamada ‘blowby’, que hace que algunas de estas bajen al cárter y comiencen a circular en el aceite. Luego, van al filtro del lubricante, que las detiene, pero su capacidad es limitada, y cuando este se tapa se abre una válvula ‘bypass’, que hace que el aceite con todas sus basuras circule sin pasar por ese proceso de limpieza.

2018-11-30-el-aceite-y-sus-dos-grandes-enemigos-3-03

Cambiar el filtro de aire con regularidad es tan importante como reemplazar el de aceite, o más, puesto que más allá de los daños que causen las partículas viajando en el aceite y que raya las partes de alta lubricación, como casquetes y bancadas de los ejes de levas, cuando entra al motor mezclada con el aire y la nafta se adhiere a los cilindros y los raya, acelerando el desgaste de los anillos. 

2018-11-30-el-aceite-y-sus-dos-grandes-enemigos-4-04

Comunmente se dice que conviene cambiar el filtro de aire por cada dos de aceite, o sea, cada 15.000 kilómetros, más o menos, pero si el vehículo circula por terrenos complicados o calles muy sucias, se debe adelantar la operación porque, además de dejar entrar toda esa contaminación, con un filtro de aire tapado también se altera la mezcla que queda con exceso de nafta –o poco aire por la obstrucción– visto de otra manera, y eso diluye el aceite y también acelera el daño de los anillos rápidamente.

No olvidemos que nuestro el motor es una máquina de quemar aire y este elemento es su materia prima para funcionar. Combustibles hay muchos; aire, solo uno.

Por David Gil

Solicitar más información sobre este producto
Suscribite a nuestro Newsletter Toda la información que necesitás sobre posventa y mercado automotriz, en tu casilla.
Suscribirme
Seguinos hoy!