Publicado por Taller Actual

Radiadores de Aluminio vs. Cobre/Bronce

VISTAS 1443


Ahora que entendemos los factores que intervienen en el intercambio de calor en lo que respecta al material y la forma constructiva de un radiador de aluminio y otro de cobre/bronce, veamos cómo estos resisten a la corrosión.

Todas las piezas se desgastan tarde o temprano, aquí es donde empieza un debate acalorado sobre qué tipo de radiador colocar. Antes de hablar sobre las diferencias, veamos las similitudes que tiene un radiador de cobre/bronce y uno de aluminio.

Aspectos en común
Los entornos con mucha sal son desastrosos para ambos tipos de radiadores. Cuando Usted vive cerca del mar o conduce por rutas saladas para evitar el congelamiento, tiene que tener cuidado extra con su radiador (como así también con el resto de su vehículo o maquinaria). La sal fomenta la oxidación del metal. Si Usted se encuentra en estos entornos, debe estar al tanto de que tan problemáticos son para el radiador. Ambos también requieren, para un correcto funcionamiento y alcance de su vida útil, un líquido refrigerante y anticongelante de renombre, en la proporción correcta con agua destilada.

Diferencias en la Manera de Corroerse
Corrosión por Corrientes Galvánicas ó “Electrólisis”
En la jerga suele llamarse electrólisis a la corrosión por corrientes galvánicas dentro del radiador. Pero realmente estos dos términos remiten a fenómenos o procesos diferentes.

Electrólisis: Método que utiliza corriente continua para forzar una reacción química. Es el método más común usado para separar metales de los minerales. La electrólisis puede producirse en el sistema de enfriamiento de su vehículo o maquinaria, pero solo ocurrirá cuando una corriente parásita ajena esté conectada a dicho sistema (un cable desnudo tocando el radiador o una masa en más estado, por ejemplo). Los radiadores de aluminio son más propensos a fallar por esta causa. Este fenómeno ocurre muy a menudo y es la falla más habitual de los radiadores nuevos de aluminio, por lo general colocados en un vehículo posterior a haber sufrido un choque o con un mantenimiento regular.

Corrosión Galvánica: esta ocurre cuando un metal ánodo (electrodo positivo o el que recibe la corriente) está en contacto con un metal cátodo (electrodo negativo) a través de una solución de electrolito (posee iones que permiten una buena circulación de energía eléctrica). Este circuito ocasiona que el metal del ánodo se disuelva y sea transportado a través del electrolito hacia el cátodo, como resultado: el ánodo es destruido. Este es el mecanismo por el que funciona una batería, pero es muy destructivo para los sistemas de enfriamiento de motores. El refrigerante puede actuar como una solución electrolítica, particularmente cuando es usada agua corriente en lugar de agua destilada y su anticongelante no es cambiado a intervalos indicados por el fabricante. Los aditivos del líquido refrigerante proporcionan ayuda para proteger al sistema de este tipo de corrosión, pero sus propiedades disminuyen con el tiempo, por eso hay que respetar su vida útil.
En el circuito refrigerante de vehículo están involucradas piezas de diferentes metales, es crucial utilizar agua destilada y líquido refrigerante de calidad para evitar este proceso químico destructivo.

Precio y Mantenimiento
Nuestra continua mirada sobre los radiadores de cobre y aluminio nos lleva a investigar en cómo se desempeña cada uno de estos tipos de radiadores, sus diferencias constructivas y la capacidad que tienen para resistir la corrosión.

Ahora deseamos charlar sobre las diferencias en precio y mantenimiento entre ambos tipos de radiadores. Como ustedes conocen, las diferencias de precios entre el aluminio y el cobre es elevada. No es un secreto que un radiador de aluminio sea más baratos que el mismo modelo de cobre/bronce. Pero qué hay de los costos a largo plazo en mantenimiento y reparaciones?

La negligencia en el uso del refrigerante: la causa más común en las fallas de radiadores
Independientemente de que tipo de radiador coloque en su vehículo o maquinaria, Usted debe cambiar periódicamente el líquido refrigerante. Los inhibidores de corrosión y aditivos extras con los que cuenta el líquido refrigerante van perdiendo sus propiedades con el uso. Solamente porque su motor continúe funcionando sin sobrecalentamientos no significa que su líquido refrigerante esté en correcta condiciones.

Asegúrese de reemplazar su refrigerante en los intervalos indicados por el fabricante, y siempre use uno nuevo si reemplaza el radiador de tal manera de controlar fugas y pérdidas prematuras.

Usted no puede analizar la calidad y vida restante de un líquido refrigerante basándose en su color, dado que los aditivos químicos pierden poder de acción sin cambiar de color. Ambos tipos de radiadores, de aluminio y de cobre/bronce, son afectados por fallas si son usados sin refrigerante.

Exponemos a continuación algunos puntos a tener en mente:
- Cambie el líquido refrigerante a los intervalos recomendados (basados en las especificaciones del fabricante).
- Un radiador nuevo debe llevar siempre líquido refrigerante nuevo.
- Usar el porcentaje adecuado de refrigerante y agua destilada (estos parámetros varían según el fabricante pero suelen estar entre el 33% y el 50%)
- Nunca mezcle diferentes tipos de refrigerante y no se base en el color como indicador de calidad.
- Si va a reponer refrigerante en su vehículo o maquinaria, siempre utilice un mix de 50% agua destilada y 50% refrigerante nuevo, de la misma marca y modelo que el utilizado en el último recambio.

Suscribite a nuestro Newsletter Toda la información que necesitás sobre posventa y mercado automotriz, en tu casilla.
Suscribirme
Seguinos hoy!