La suspensión trasera y la dirección (Parte 2)

VISTAS 296


Por Carlos Bugatti

PARTE 2

Este ángulo es regulable, gracias a una excéntrico ubicada sobre la fijación de este brazo sobre el soporte.

Este sistema relativamente complejo, tiene la ventja, de provocar variaciones del ángulo de comba y de inclinación que mejora sensiblemente el comportamiento del vehículo en curva.

En cuanto a la composición del sistema de dirección, y de la unión con las ruedas, consideramos un sistema de piñón y cremalleras. Este conjunto está compuesto por lo siguiente:

tap-173-la-suspension-trasera-y-la-direccion-03

Detalle de una suspensión trasera, con eje rígido.: 1- Barra antirrolido. 2- Brazo oscilante. 3- Resorte helicoidal. 4- Amortiguador. 5- Eje rígido. 6- Bieleta antielevación. 7- Bieleta de unión a la carrocería. 8- Barra Panhard.

El volante de dirección, un piñón, una cremallera, una barra de transmisión o columna de dirección (entre el volante y la cremallera), los brazos de dirección sobre los pivots, las bieletas de dirección. (entre los brazos y la cremalleras). En relación a los elementos del sistema de dirección, el volante debe permitir al conductor de girar las ruedas. El esfuerzo necesario para su movimiento o rotación, es inversamente proporcional a su radio. (el radio del volante).

La barra de transmisión, establece la unión mecánica entre el volante y la cremallera, y en caso de choque frontal del vehículo, no debe transmitir el desplazamiento eventual de la cremallera hacia el volante. Existen numerosos dispositivos que aseguran esta función, con barra telescópica, o con tres barras unidas por dos juntas cardánicas u homocinéticos.

La cremallera fija sobre la estructura portante, permite transformar un movimiento de rotación (el del volante), en movimiento de traslación a la salida de la cremallera. Se trata concretamente de un sistema de engranajes, con un piñón accionado por el volante y otro donde su radio es infinito. La cremallera, está unida en ambos partes extremas, a las bieletas de dirección.

tap-173-la-suspension-trasera-y-la-direccion-04

Tren delantero en corte con sistema de dirección - M. Benz.

La relación de desmultiplicación permite adaptar el esfuerzo del volante, al número de vueltas del volante entre topes (de un extremo a otro). Cuanto mayor es el número de vueltas, mayor la disminución del esfuerzo y viceversa. Cabe señalar que actualmente existen, una gran cantidad de vehículos con “dirección asistida”, con el fin de que sea aceptable el esfuerzo en el volante, con relación al número total de vueltas.

CONTNÚA EN LA PRÓXIMA ENTREGA

Suscribite a nuestro Newsletter Toda la información que necesitás sobre posventa y mercado automotriz, en tu casilla.
Suscribirme
Seguinos hoy!