Evolución y futuro del turbocompresor (Parte 2)

VISTAS 156


Por Enzo Novulari
Parte 2

tap-161-evolucion-y-futuro-del-turbocompresor-03

Motor boxer de 6 cilindros opuestos en banco de pruebas, con turbosobrealimentación- Porsche.

Sin duda el turbocompresor, basicamente conduce a abordar un tema muy importante que es el de la recuperación de la energía, contenida en los gases de escape. Nacido de la unión, de una turbina y un compresor, el turbo además de los problemas generados por cada uno de sus componentes – ley de caudales, régimen de velocidad, calentamiento, equilibrado dinámico de las masas rotativas, resistencia de los apoyos, etc. - es realmente el acoplamiento mútuo de los dos rotores.

Cabe señalar que, hay que considerar los diferentes modos de funcionamiento; con un régimen estabilizado, o a continuación de una solicitación que comprenda o que requiera un tiempo de respuesta. El turbo en realidad es un dispositivo complejo, y debe funcionar realmente “hermanado” con el motor que sobrealimente, esto significa una seria adecuación entre sus características y particularidades, y los del motor. A continuación, es de importancia saber como actúa el turbo sobre el motor, y los problemas nuevos que van apareciendo, como ser:

- Limitación de la relación volumétrica.
- El fenómeno de la detonación.
- El enfriamiento de los gases de admisión.
- El equilibrio de la formación de las mezclas.
- La resistencia de los materiales.

Algunos de estos puntos, ya han sido desarrollados, y van siendo separados y perfeccionados, y utilizados también en los motores atmosféricos, con el uso de la electrónica, es decir con la gestión de la computación, las sondas y los actuadores.

Respecto a la sobrealimentación del motor de ciclo Otto, de nafta/gasolina a través de un turbocompresor, podemos decir que el mismo se trata de un dispositivo que sobrealimenta a través de un compresor dinámico, para que el propulsor naftero pueda generar mayor potencia y par motor, de manera importante. Para concretar este trabajo, el turbo toma la energía que poseen los gases de escape, después de la carrera o ciclo de expansión. Respecto al funcionamiento, los gases de escape provenientes de los cilindros del motor, alcanzan a través del colector a la turbina del turbo. De esta manera, dichos gases ceden una parte de la energía al rotor de la turbina, para que la aproveche el rotor del compresor, fijo al mismo eje. El compresor transmite la energía que recibe de la turbina, al aire de admisión, que se transformará en presión usada para el llenado de los cilindros del motor.

Continúa en el próximo número

Suscribite a nuestro Newsletter Toda la información que necesitás sobre posventa y mercado automotriz, en tu casilla.
Suscribirme
Seguinos hoy!