Todo sobre Estaciones de Servicios

Bicicletas eléctricas

VISTAS 697

Bicicletas eléctricas

El futuro objetivo en las Estaciones de Servicio

Así como los automóviles movidos a batería cambiarán el paradigma de las tradicionales operadoras de comercialización de combustibles, los usuarios de bicicletas y monopatines electromovilizados, abren un panorama de negocios para el expendedor del futuro. Los empresarios de Estaciones de Servicio de los países más desarrollados coinciden en que hace menos de una década, la movilidad eléctrica era considerada una amenaza para la continuidad del rubro, pero la apertura a nuevas oportunidades de negocios, transformó el miedo en desafío.

Aunque el auge de los autos eléctricos aún no termina de instalarse a nivel nacional, la caída en las ventas de combustible líquido llevó a los estacioneros a buscar opciones de servicio por afuera del simple expendio de naftas y gasoil. Al respecto, Nelson Negretti, Representante de la empresa Enerby, dijo que “somos muchos los emprendedores que buscamos fomentar en Argentina la movilidad eléctrica y sabemos que las Estaciones de Servicio representan un campo fértil para el crecimiento de este objetivo”.

Agregó que por cuestiones de posibilidad económica de los usuarios, las bicicletas y los monopatines eléctricos se masificarán en los centros urbanos mucho antes que los vehículos, hecho que ya se está notando en la ciudad de Buenos Aires, por ejemplo. “Resulta inminente la adaptación de las expendedoras a esta nueva forma de tránsito, las cuales, con una inversión mínima de 2 mil dólares en un surtidor eléctrico de carga alimentado por paneles solares, le abre la puerta a nuevos clientes”, dijo.

Agregó que el hecho de animarse a instalar un cargador de bicicletas, atraerá consumidores dispuestos a esperar los minutos que sean necesarios para completar el reabastecimiento, mientras se les ofrecen otros productos y servicios, como café, almuerzo y otras opciones que se pueden explorar de acuerdo a la zona donde esté instalada la estación.

“La clave de una estación de carga pasa por el hecho de que los clientes se queden y disfruten de una variedad de ofertas que tengan a mano mientras se carga su bicicleta o monopatín”, explicó Negretti. Recalcó finalmente, que dependiendo del vehículo, el consumidor puede llegar a quedarse más de una hora en el establecimiento, con la oportunidad que este momento genera de captación por parte del comercio.

Por Rogelio Dell’Acqua
Fuente: FEC

Suscribite a nuestro Newsletter Toda la información que necesitás sobre posventa y mercado automotriz, en tu casilla.
Suscribirme
Seguinos hoy!
Bolder Estudio | Web y Diseño