Todo sobre el mercado de motovehículos

La precarga de los resortes de suspensión


Toda moto cuenta con suspensión en cada rueda, y así absorbe las irregularidades de la superficie sobre la que circula, manteniendo el mejor contacto posible. Para que esas suspensiones puedan tener movimiento y recuperar su posición, poseen resortes: es el "elemento elástico", mientras que para evitar que esos movimientos se conviertan en oscilaciones eternas, también tienen un freno: el "elemento amortiguador". Cuando la motocicleta circula manteniendo una velocidad en línea recta sobre un piso plano, o está parada y vertical, se halla en equilibrio: la suspensión no se mueve y mantiene una posición "inicial". Esa posición viene dada por el peso de la moto + piloto, y la dureza de los resortes de las suspensiones, delante y detrás.

Y algo más: la "precarga" de esos resortes.

La precarga sería como la "carga previa" que se le da a los resortes, para que obtengan una determinada tensión, y en este caso para que la suspensión se quede a una determinada altura. En cada suspensión, si se aumenta la precarga, se estará aumentando la altura, y viceversa (bajando la precarga bajará esa parte de la moto). Al límite, una precarga demasiado baja haría que la suspensión hiciera tope, mientras que una demasiado grande llevaría la suspensión a la posición más alta y no bajaría. Lo normal es dejarlas para que en reposo (con piloto o toda la carga) la suspensión baje un tercio de su recorrido total.



Esa distancia (recorrido muerto o "sag" en inglés) suele ser de unos 3 centímetros para suspensiones que suelen tener 10 cm de recorrido total.

La altura de la suspensión

Los dos extremos mencionados están fuera del margen de regulación de una moto de serie, que se calculan para que, con su reglaje original, den alturas correctas con un piloto de unos 70 kg. Si se piensa más, se debería aumentar la precarga en ambos trenes, o la moto se hundirá demasiado.

Si se va a llevar pasajero o mucho equipaje, se debería aumentar la precarga trasera para que la moto no se hunda ahí, en exceso. Por eso la precarga también es un "aviso" al resorte de que se va a llevar más carga de la estándar. También se usa ese control de alturas para modificar ligeramente la geometría de la moto y su comportamiento: más alta detrás es más ágil y menos estable, en general.



Para regular la precarga

Existen tres maneras de realizarla, todas cumplen el mismo objetivo, pero cada una requiere de diferentes herramientas y formas de llevarla a cabo.

-Amortiguadores escalonados: Hablamos de un procedimiento muy común en scooter, motocicletas con dos amortiguadores traseros y modelos con suspensiones bien sencillas. Encontramos en la base inferior del amortiguador una especie de escalones. Las primeras son para enganchar ahí mismo una llave que debe venir incluida en la dotación de herramientas de la moto; hablamos de un mango con una especie de semicírculo y un diente en la punta. Enganchando ese diente en los escalones, se gira el cuerpo del amortiguador y se podrá ver cómo el resorte se "sube" a uno de esos escalones, apretándose más de lo que estaba. Se cuenta con la cantidad de escalones, como de niveles de reglaje de precarga.



-Con rosca, tuerca y contratuerca: Este sería el caso de las motos deportivas, cross, enduro y similares. El amortiguador central lleva una rosca fina rodeando toda la parte superior de su cuerpo. En ella, dos tuercas escalonadas sujetan la posición del resorte. Una de ellas hace el papel de contratuerca para evitar que, con el funcionamiento del amortiguador, la otra tuerca se mueva de donde se la ha dejado. La que está pegada al muelle, la principal, puede apretar o soltar a lo largo de toda esa rosca, regulando con mayor precisión en el sistema anterior la cantidad de precarga que queremos. Esta operación se hace con una llave de punto, similar a la anterior, pero más grande.

- Con pomo: Las motos de gama alta, de estilo GT o Sport Turismo, generalmente, llevan cerca del asiento, un mando que gira hacia los lados. Aquí estamos con un sistema igual al anterior, poco usado por costoso, pero más cómodo y sencillo. Girando el pomo se consigue que el resorte se apriete de similar forma a un sistema de tuerca y contratuerca.

Suspensiones electrónicas

Las motos de alta gama, obviamente cuentan con suspensiones electrónicas de última generación, que también tienen "precarga" que se realiza mediante controles electrónicos.



El sistema de tuerca y contratuerca cuenta con un motor eléctrico que aprieta el resorte en las posiciones prefijadas para el sistema. Las mismas pueden ser, designadas por "modos": Sport, Touring, etc, según niveles de carga, con símbolos como un casco, dos cascos para el número de ocupantes y una o varias valijas si se lleva equipaje. En otros casos, solo se designan los distintos reglajes de precarga con un número que se puede cambiar: precarga en nivel 1, 2, 3, etc.

Por: David Gil

Suscribite a nuestro Newsletter Toda la información que necesitás sobre posventa y mercado automotriz, en tu casilla.
Suscribirme
Seguinos hoy!