El mercado automotriz en primer plano.

Otra leyenda que se va

VISTAS 569 / COMPARTIR


Ferdinand Piëch fue un técnico brillante y dominaba el arte de Maquiavelo. Creó un imperio automovilístico mundial, pese a que cuando era chico, era considerado un fracasado.


Este famoso y polémico expresidente de Volkswagen, murió el 24 de agosto a los 82 años en un hospital de Rosenheim, después de sufrir un ataque al corazón fulminante mientras cenaba, junto a su esposa, en un restaurante de la ciudad bávara.


Después de obtener el título de ingeniero mecánico, Piëch llegó a la fábrica de Porsche para desarrollar los coches de competición de la legendaria marca creada por su abuelo, Ferdinand Porsche. Pero la envidia y el desprecio de sus primos, lo convenció para buscar un nuevo camino en Audi, una decisión que marcó el comienzo de una carrera que lo convertiría en el hombre más poderoso de la industria automotriz de Alemania. Se convirtió en una leyenda.
Después de innovar con la marca Audi y llevarla por el sendero del éxito, llegó a Wolfsburg en 1993 para dirigir al gigante enfermo que en ese entonces era Volkswagen. Y se propuso una tarea descomunal que resumió en una frase que aún se recuerda y con la que quiso justificar su nombramiento:

2019-09-06-otra-leyenda-que-se-va-2-02

“Estamos enfrentados a una guerra económica y si Volkswagen no logra, en un plazo prudente salir de su actual miseria, habrá llegado el fin de la industria automovilística europea y nuestros puestos serán ocupados por japoneses”, dijo.


Volkswagen salió de su miseria y bajo la dirección de Piëch, el grupo creció de cuatro a doce marcas con una gama de modelos que se extiende desde un motor de tres litros hasta el Bugatti Veyron. Durante los nueve años como consejero delegado de Volkswagen, luchó con todas sus fuerzas para emerger como el triunfador de la batalla con la industria japonesa y cuando dejó su cargo para convertirse en el presidente del Consejo de Supervisión, en 2002, le dejó a su sucesor una empresa saneada y con hambre de conquistar el mundo.

Pero Piëch también tenía otro sueño: dirigir una empresa más grande que la que dirigió su abuelo para demostrar a sus primos que llevan el apellido Porsche, que él era el mejor. Lo consiguió en 2009 cuando logró convertir el grupo Porsche, compuesto en partes iguales por la familia Piëch y la familia Porsche, en propietario del 50,7% de las acciones de Volkswagen.


2019-09-06-otra-leyenda-que-se-va-3-03

Cuando todo parecía marchar literalmente sobre ruedas para Volkswagen (el gigante alemán había obtenido en 2014 ganancias netas de 10.800 millones de euros gracias la venta de 10,14 millones de vehículos), Piëch pronunció una frase a comienzos de 2015 que acabó con su carrera. “Me he distanciado de Winterkorn”, dijo en una breve y fulminante declaración de guerra en contra del consejero delegado de Volkswagen Martin Winteríorn, quien había sido su discípulo de toda la vida.


2019-09-06-otra-leyenda-que-se-va-6-05

Aún nadie sabe el origen de esa frase, pero Piëch perdió la guerra y renunció poco después a su cargo de presidente de Consejo de Supervisión del grupo. Poco después estalló el famoso Dieselgate en Volkswagen, un escándalo que no manchó la imagen de Piëch, aunque todavía existe la duda si el famoso patriarca estaba enterado de la manipulación que llevó a cabo el grupo para falsificar las emisiones de gases tóxicos de sus vehículos diésel.
Murió Ferdinand Piëch, un ingenioso y empresario visionario.

Por David Gil

Fuente: CCA

Suscribite a nuestro Newsletter Toda la información que necesitás sobre posventa y mercado automotriz, en tu casilla.
Suscribirme
Seguinos hoy!
Bolder Estudio | Web y Diseño