El mercado automotriz en primer plano.

Tras el récord de velocidad terrestre

Tras el récord de velocidad terrestre

En Sudáfrica, un equipo británico está probando el Bloodhound, un vehículo supersónico diseñado para batir el récord de mayor rapidez jamás alcanzada sobre la tierra (1,228 km/h), lo que podría suponer también superar la velocidad del sonido (1,235 km/h).

Hoy en día, el proyecto se encuentra en fase de ensayos y, en su último test realizado, el Bloodhound alcanzó las 501 millas por hora (806 km/h), según divulgaron los responsables.
Las pruebas tienen lugar en la depresión de Hakskeen -una región del desierto del Kalahari situada en la provincia sudafricana de Cabo del Norte- con el piloto de cazas británico Andy Green a los mandos.
Los ensayos marchan hasta ahora satisfactoriamente y el equipo es optimista, si bien el récord mundial de velocidad terrestre no se intentará superar oficialmente hasta más adelante, en 2020.



"El equipo está recogiendo datos vitales de cada carrera para preparar el coche para su intento del récord mundial de velocidad terrestre el próximo año", señaló el equipo del proyecto Bloodhound en su cuenta de Twitter.



De acuerdo a los responsables de la iniciativa, el diseño del vehículo debería permitirle llegar incluso hasta los 1,600 km/h de cara a futuras fases de desarrollo del proyecto.



El anterior récord mundial de velocidad en tierra (1,228 km/h) está en manos del propio Andy Green y fue alcanzado en el desierto estadounidense de Black Rock en 1997, con un vehículo denominado ThrustSSC.



El récord de 1997 está considerado la primera marca supersónica terrestre de la historia.

Por Pablo McCarthy
Fuentes: varias

Solicitar información

Solicitar más información sobre este producto
Seleccione su provincia o ciudad.
Suscribite a nuestro Newsletter Toda la información que necesitás sobre posventa y mercado automotriz, en tu casilla.
Suscribirme
Seguinos hoy!
Bolder Estudio | Web y Diseño