El mercado automotriz en primer plano.

En Brasil se postergó el control de estabilidad obligatorio. ¿Qué sucederá en la Argentina?


Brasil postergó la entrada en vigencia del control de estabilidad (ESP) obligatorio de serie para todos los modelos 0km hasta enero de 2024, cuando estaba previsto originalmente para enero de 2022. El motivo: la fuerte crisis económica que atraviesa la industria automotriz por la pandemia. Al menos eso fue lo que argumentaron los fabricantes.

La postergación del ESP en Brasil podría tener un impacto directo en la Argentina. En el país, también el control de estabilidad obligatorio de serie para todos los modelos 0km debe entrar en vigencia en enero de 2022, pero como de Brasil llegan varios autos muy populares sin este dispositivo de seguridad, es posible que la Argentina lo postergue también.



La Argentina copiando una medida así ya ocurrió en 2018, dado que originalmente la incorporación del ESP de serie en todos los 0 km estaba prevista para enero de 2020, pero Brasil lo pasó para 2022 y el mercado argentino, también. Es muy probable que ahora esto vuelva a suceder.

Los fabricantes en Brasil metieron presión para postergar esta medida porque todavía venden muchos modelos sin ESP de serie en la región, como el Volkswagen Gol, el Nissan March, el Chevrolet Joy (así se llama ahora el viejo Onix), el Citroën C3 y la Renault Duster Oroch, entre otros. Con la postergación, podrán seguir vendiéndose.



Si todos estos modelos populares de Brasil se siguen fabricando y vendiendo sin ESP porque la ley lo permite, ¿se perderán las automotrices locales de continuar vendiéndolos y ganando dinero con tal de respetar lo que ya estaba estipulado? No tenemos la respuesta, pero lo más probable es que también pidan la postergación y consigan así seguir comercializando todos estos modelos sin control de estabilidad.

Desde ya, los grandes perdedores en todo este asunto serán los consumidores: el control de estabilidad es el dispositivo de seguridad vial más importante que existe en el mercado en la actualidad. Su finalidad es evitar la pérdida de trayectoria del vehículo, para lo que utiliza sensores. Si establece que la trayectoria no es la señalada por el volante, actúa para frenar la rueda indicada y cortar la potencia del motor.

La efectividad del ESP es especialmente patente en casos de maniobras bruscas sobre suelo húmedo, por ejemplo para esquivar un animal que cruza el camino u otro vehículo. En esa situación es capaz de, en milésimas de segundo, impedir que el auto comience a hacer trompos.



El control de estabilidad combina las funciones del ABS (sistema de frenos antibloqueo) y del control de tracción, para de esa forma frenar la rueda indicada según la situación. Los sensores son tan rápidos que comparan el ángulo del volante con la trayectoria real del auto (para ver si coinciden) 25 veces por segundo.

Fuente: TN

Para más información escribinos a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Seleccione su provincia o ciudad.

captcha
Suscribite a nuestro Newsletter Toda la información que necesitás sobre posventa y mercado automotriz, en tu casilla.
Suscribirme
Seguinos hoy!