El mercado automotriz en primer plano.

Reforma Tributaria y Renovación del Parque Automotor para enfrentar la crisis

VISTAS 259


Tal como lo venimos informando permanentemente, ante el derrumbe del mercado automotor, se pusieron en alerta todos los integrantes del sector. Fábricas, sindicatos, concesionarias y autopartistas tomaron la resolución de unir fuerzas para así enfrentar el delicado momento. Con el objetivo de impulsar una reactivación sólida, fue que elaboraron un estudio con propuestas para que sean tenidas en cuenta por el próximo Gobierno. En estos días comenzará una serie de reuniones con los principales candidatos para presentarles el trabajo.



Se plantean en ese documento, al que tuvo acceso Ámbito Financiero, una serie de medidas entre las que se destacan dos principales: una reforma tributaria específica para el sector y un plan de renovación del parque automotor, muy similar al Plan Canje que se implementó durante la presidencia de Carlos Menem.

Como informáramos oportunamente, el 27 de septiembre, representantes de ADEFA, AFAC, ADIMRA, SMATA, UOM y ACARA se reunieron en la sede del gremio mecánico con el fin de aprobar este estudio elaborado por el IAE, la escuela de negocios de la Universidad Austral.



Como recordarán, el trabajo se denomina “Propuesta para la sostenibilidad del sector automotor”.
Sobre el tema de los cambios impositivos, el referido documento asegura que “los vehículos fabricados en Brasil y México pagan menos impuestos que los fabricados en la Argentina, tanto en la etapa de producción como al comparar el costo total cuando son vendidos en la Argentina”. De allí que se propone impulsar una reforma “alineada al concepto de competitividad sistémica que reduzca la carga impositiva y el costo financiero por saldos estructurales de crédito fiscal”. De esta forma se permitirá incrementar el nivel de inversión, producción empleo y compensaría la recaudación”. Para alcanzar esa meta, se recomienda tomar como modelo a la industria automotriz mexicana, que no grava ningún eslabón de la etapa productiva.

Un cuadro acompaña al estudio que indica la composición del valor de un sedán según la incidencia de la carga impositiva. Allí se puede observar que el peso tributario en el proceso de producción, hace que los autos fabricados en el país sean más caros, tanto en el mercado local como en los países a los que se exporta. “Los vehículos fabricados en Brasil y México son comercializados en Argentina a valores más competitivos, a diferencia de lo que sucede en los respectivos países.

Entre las medidas, se proponen cambios en los distintos impuestos.



En Ingresos Brutos, se solicita la eliminación de impuestos en la etapa de producción mediante la reducción de alícuota, reintegros fiscal equivalente o un impuesto que sólo grave la última etapa de la cadena. Y además, la unificación de regímenes de recaudación.

En impuestos a los débitos y créditos, se pide la eliminación o cómputo total como crédito de otras obligaciones nacionales respetando lo firmado en el Consenso Fiscal (reducción del impuesto hasta llegar al 0% en 2022).

Se plantea sobre las tasas municipales la eliminación de la superposición.
En el tema del IVA, se propone ampliar la chance de aplicar los reintegros del IVA al pago de todo impuesto y, para las exportaciones, reducir el plazo de pago de los saldos solicitados a menos de los 4 meses vigentes hoy.

Sobre el Impuesto a las Ganancias, se reclama un régimen de amortización acelerada de bienes de capital a opción del contribuyente.
Para los Impuestos Internos, se propone la exención en los vehículos con nuevas tecnologías.

Además de esta reforma impositiva para el sector, el trabajo elaborado por la escuela de negocios de la Universidad Austral a pedido de todos los integrantes de la industria automotriz para reactivar las ventas propone una especie de remake del Plan Canje que se implementó en los 90.



La idea -según se señala en el capítulo dedicado al mercado interno- es “estimular la demanda impulsando la actualización del parque automotor, con vehículos de fabricación nacional orientados a las nuevas tecnologías y que sean amigables con el medio ambiente”.

Esto estaría destinado a renovar vehículos livianos, familiares y uso particular.
Incluiría el recambio de vehículos de pasajeros y carga -livianos, medianos y pesados-, de camiones y del sector público (flotas).
También estará acompañado por el pedido de una “ley de desguace”, que agilice y mejore las condiciones de envío a destrucción de los usados.
El estudio del IAE no se especifica si se debe disponer algún tipo de descuentos en los precios de unidades nuevas, como incentivo para alentar la baja de las unidades más antiguas.
Es bueno recordar que El Plan Canje II del menemismo de 1999 fue un éxito total, con la entrega de "certificados" con descuentos y muchos beneficios para comprar un 0 km o un usado.

Las medidas que se sugieren para el recambio de vehículos y la reactivación del mercado interno:
-Inversión de la escala del Impuesto Automotor (Patente)
-Incremento del valor con la antigüedad en función del impacto ambiental y la seguridad Eliminación de la exención del impuesto.
-Ley de desguace
-Líneas de financiamiento blandas (estímulo por antigüedad).
-Secuestrar o retener aquellos vehículos que circulen sin VTV vigente.
-Incremento de los costos de la VTV a medida que aumente la antigüedad del vehículo, con mayor incidencia después de los 15 años.
-Considerar como pago a cuenta de Ganancias (4° categoría) parte del valor de compra de vehículos de producción nacional (duración 2 años).
-Exención del Impuesto a los Bienes Personales sólo para auto único de fabricación nacional (preferencia Impuestos Internos). Armonizar y reducir costos registrables.

Por David Gil
Fuentes: Ámbito Financiero y Varias

Suscribite a nuestro Newsletter Toda la información que necesitás sobre posventa y mercado automotriz, en tu casilla.
Suscribirme
Seguinos hoy!
Bolder Estudio | Web y Diseño