Lubricación y contaminación

VISTAS 522




Por Carlos Bugatti

Para evaluar el aceite lubricante apto para no contaminar; es necesario realizar muchos ensayos de todo tipo, en banco dinamométricos en dinamómetro de chasis, y en pista de prueba.
En estos últimos años, se ha descubierto que, en realidad, existe una estrecha relación entre el lubricante y la contaminación producida por el motor.

Esto sencillamente significa que -sin tener en cuenta quizá la formulación- el aceite lubricante influye negativamente, en la actualidad, sobre los sistemas de post-tratarniento de los gases de escape, comprometiendo de alguna manera la eficiencia del sistema.



Con el uso de los catalizadores desde algunos años, y más recientemente con la aplicación sobre los motores de ciclo Diesel, de los filtros antipartículas (también denominados FAP o DPF), las firmas de productoras de lubricantes tuvieron que desarrollar considerablemente sus productos.

Sin embargo, en la mayoría de los casos, a este tipo de evolución nunca se le da la necesaria importancia debido a que el aceite lubricante no refleja, no transparenta el esfuerzo que se realiza para su optimización y las inversiones que se han realizado –por quienes lo formularon- para cumplir con las exigencias específicas.

En realidad, el uso de lubricantes no aptos, y de aquellos que no responden a las normas o reglamentos específicos, impuestos por organizaciones técnicas internacionales o por terminales automotrices, pueden perjudicar al motor de manera Irreparable.



Si tomamos como ejemplo un motor gasolero equipado con el sistema SAP, que no utiliza un aceite adecuado, la consecuencia será, seguramente, que el filtro antipartículas tendrá una vida útil muy breve, con graves repercusiones también el funcionamiento del motor. Lo mismo pasará en los catalizadores usados en vehículos con motor de ciclo Otto.

Ingenieros y técnicos de las petroleras productoras de aceites lubricantes, explican las características que deben tener los aceites de motores de nueva generación, y que no deben usarse productos que estaban en el mercado hasta hace unos años los lubricantes que no dañan el sistema de post-tratamiento de los gases de escape son básicamente denominados Low Saps (Sulphated Ash Phosphours and Sulphur), es decir de bajo contenido de cenizas sulfatadas, y contenido muy reducido de fósforo y azufre. Cabe señalar que estos aceites son reconocidos ya que respetan las recientes normas ACEA.

Para comprender un poco cómo los aceites inadecuados deterioran el sistema anticontaminacIón, sabemos que siempre, en forma inevitable, una parte de les gases de combustión pasa al cárter del motor (debido a la imperfecta estanquidad de los aros del pistón), y se mezclan con los vapores de aceite que también están en el cárter.



Estos gases son denominados de "blow-by" y son recirculados a la cámara de combustión por medio de un circuito específico.

Suscribite a nuestro Newsletter Toda la información que necesitás sobre posventa y mercado automotriz, en tu casilla.
Suscribirme
Seguinos hoy!