Motores nafteros y Diesel

VISTAS 65


Por Enzo Nuvolari



La aplicación y los límites del "downsizing" (reducción de dimensiones y cilindrada) en los propulsores Diésel, están en la reducción del consumo, disminuyendo el aspecto de las pérdidas por fricción. La reducción de la cilindrada permite un uso, en la zona de mejor rendimiento, de la parte que fricciona que es menor con relación a la carga efectiva realizada. Pero pueden aparecer muchos límites, por ejemplo una cilindrada unitaria demasiado pequeña, va a incrementar las transferencias térmicas disminuyendo el rendimiento.

De la misma forma, las fricciones o frotamientos, no siguen una función lineal, de la cilindrada, es decir que los valores no son iguales en las diferentes partes del motor. Por ejemplo, el caso de las bancadas del cigüeñal -sus niveles de fricción- o los sistemas auxiliares como es el caso de la bomba inyectora de gasoil. Sin duda, en aquellos motores que utilicen la doble sobrealimentación (biturbo), los costos se verán incrementados.



Respecto al sistema de combustión HCCI. (Homogeneous Combustión Compression Ignition), es considerado una etapa importante en la evolución de los motores gasoleros.

La combustión homogénea HCCI, puede tener diferentes características, pero es seguro que produce un proceso de "baja temperatura" generando un bajo nivel de óxido de nitrógeno NOx. Y si la temperatura es demasiado baja, la generación de un bajo nivel de partículas carbonosas u hollín.

Esta combustión no es totalmente homogénea. La misma puede comenzar con una combustión en "premezcla", seguida por una del tipo "llama de difusión", controlada por el inyector.

Leer más

Para más información escribinos a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Suscribite a nuestro Newsletter Toda la información que necesitás sobre posventa y mercado automotriz, en tu casilla.
Suscribirme
Seguinos hoy!