El motor térmico - Evolución

VISTAS 1043


Motores - Tecnología BMW
El motor térmico - Evolución

2019-08-20-el-motor-termico-evolucion-01

Motor en corte de 4 cilindros BMW 1500 del año 1962


Este es el primer paso, para mostrar la evolución técnica que expirimentó la casa alemana BMW, con sus motores de combustión interna (Ciclos Otto y Diesel).
Para ello, arrancamos con los famosos propulsores de 4 cilindros en línea, para continuar con las 6 en línea (con serenidad de turbina), es decir sin vibraciones. Por último llegamos, a los motores turbosobrealimentados nafta/gasolina y Diesel de 4 y 6 cilindros respectivamente, de gran rendimiento.

El primer turbo fabricado en Europa.
El motor de cuatro cilindros ofrecía un gran potencial de desarrollo, por lo que su potencia fue aumentando considerablemente. En 1970, el 2000 tii, con motor de 130 CV, fue el primer BMW con inyección mecánica de nafte/gasolina, estableciéndose así un nuevo listón de referencia en el segmento de los auto con motores de 2.000 cc. Pero el estreno del 2002 turbo, tres años después, fue aun más espectacular. El modelo de la serie 02 tenía un motor de 170 CV y alcanzaba una velocidad máxima de 210 km/h. Durante diez meses, este modelo se ofreció únicamente en los colores blanco y plata. El breve período de fabricación del BMW 02 más rápido y potente se debió a la crisis del petróleo. Ante las amenazas expresadas por los países exportadores de petróleo, el mundo occidental reaccionó con límites de velocidad y prohibiciones de conducción. El precio de la nafta/gasolina se disparó, Los auto sofisticados y modernos, como el BMW 2002 turbo, fueron víctimas de esta situación.
Pero el BMW con motor turbo había sido un modelo que marcó un hito en la tecnología automovilística. Fue el primer automóvil europeo fabricado en serie que dispuso de un turbocompresor de gases accionado por el escape.

2019-08-20-el-motor-termico-evolucion-02

Corte en perspectiva del motor de 4 cilindros en línea, para los modelos “New Class” de 1962 - BMW.


Motor de seis cilindros con innovador diseño de las cámaras de combustión.
Los ingenieros de BMW ya habían aprovechado en 1968 el motor de cuatro cilindros para crear una gama adicional de motores que terminaría por acuñar la reputación de la marca. Concretamente, se trató del motor de seis cilindros en línea para los modelos 2500 y 2800, con los que la empresa volvió a estar presente en el segmento de las berlinas y las coupé de gran tamaño. Los propulsores, montados con una inclinación de 30 grados, tenían un cigüeñal de siete bancadas con doce contrapesos, por lo que el funcionamiento del motor era muy suave.
Además, estos propulsores tenían un árbol de levas a la cabeza. Así nació el motor de BMW de seis cilindros, cuyo funcionamiento se comparó con el de una turbina. Junto con el cigüeñal forjado de siete bancadas, que tenía dos contrapesos en cada codo, el funcionamiento del motor fue extraordinariamente suave.
Una de las innovaciones tecnológicas de estos dos motores de diferente cilindrada pero de construcción idéntica, consistió en la llamada «cámara de combustión hemiesférica triple con turbulencia de tipo swirl», mecanizada en el pistón. La geometría de estas cámaras provocaba una turbulencia intencionada y, además, una concentración del volumen de la mezcla junto a las bujías. En estas condiciones, la combustión se producía de modo muy efectivo y, a la vez, homogéneo, lo que redundó en prestaciones de excepción: el motor de 2.500 cc tenía 150 CV y el de 2.800 cc tenía 170 CV.
Potencia suficiente para que el BMW 2800 fuera incluido en el exclusivo club de los auto capaces de superar los 200 km/h. Pero también pocos podían competir con el BMW 2500, que tenía una velocidad del punta de 190 km/h.
El prestigio de estos autos no solamente se debió a sus prestaciones; también se supo apreciar que sus motores eran económicos, robustos y duraderos.

2019-08-20-el-motor-termico-evolucion-03

Motor BMW de 2500 cm3., de funcionamiento suave como una turbina, de 6 cilindros en línea, del año 1968.


M1: el precursor de la tecnología de cuatro válvulas.
El BMW M1 fue el auto que mejor demostró el potencial que albergaba el motor de seis cilindros. Este coche superdeportivo, que se presentó en el año 1978, llevaba un motor de seis cilindros en línea de 3.500 cc y 277 CV. El propulsor, que llevó el nombre de M88, se basó en el motor M06, fabricado en grandes series. Tenía la culata de cuatro cilindros que llevaban los motores CSL de los autos de competición. De esta manera, BMW fue uno de los precursores de la introducción de la tecnología de cuatro válvulas por cilindro.
BMW 524td: un hito en el desarrollo de motores Diesel.
La decisión de BMW de entrar en el duro mercado de los automóviles con motor Diesel y, por lo tanto, de desarrollar una nueva generación de motores, fue toda una revolución. En junio de 1983 se presentó el BMW 524td.
BMW había aceptado el reto de desarrollar un motor Diesel capaz de conjugar las ventajas de la tecnología Diesel con el dinamismo y la suavidad típicos de los motores de nafta/gasolina de BMW. Así surgió el motor TurboDiesel de BMW, que se basó en los propulsores de seis cilindros en línea de 2.000 cc y 2.700 cc. Con la sobrealimentación turbo y previendo secciones para un gran caudal en las válvulas de admisión y escape del motor de 2.400 cc, fue posible obtener una potencia respetable de 115 CV. El sistema mejorado de turbulencia en la cámara de combustión fue la premisa para un consumo menor de combustible y un menor nivel de ruidos. Según norma DIN, este moderno TurboDiesel de BMW apenas consumía 7,1 litros a los 100 kilómetros.
A la vez, la velocidad punta de 180 km/h y la capacidad de aceleración de 0 a 100 km/h en 13,5 segundos, marcaron un nuevo listón de referencia en materia de dinamismo en el sector de los automóviles con motores Diesel.

2019-08-20-el-motor-termico-evolucion-04

Motor BMW de 2500 cm3., de funcionamiento suave como una turbina, de 6 cilindros en línea, del año 1968.


Un concepto único: el motor eta.
En el sector de los motores de nafta/gasolina y a modo de alternativa, BMW ofreció un motor muy innovador en el año 1983. El 525e llevaba la e por la letra griega eta, símbolo de la eficiencia. El motor de seis cilindros y 2.700 cc de este modelo fue diseñado específicamente para obtener un alto par motor y un consumo optimizado. Con sus 122 CV, apenas consumía 8,4 litros de gasolina normal a los 100 kilómetros. En aquella época, este nivel de consumo, que no era meramente teórico, fue considerado algo realmente sensacional para un motor de seis cilindros de esa cilindrada.
En Europa, hasta el día de hoy es poco común fabricar motores de gran cilindrada y relativamente poca potencia.
BMW 750i: Motor de doce cilindros con la tecnología más moderna. La sensación del decenio se produjo tres años más tarde. En 1987 BMW estrenó el 750i, que fue la primera berlina alemana con motor de doce cilindros en la época de la posguerra. El nuevo de la serie 7 de BMW se distinguió de los demás modelos de la serie únicamente por su parrilla ovoide doble algo más ancha, un abombamiento ligeramente mayor del capó y por las salidas de escape rectangulares en vez de redondas.
El V12 de BMW había sido desarrollado con la finalidad de satisfacer las exigencias más estrictas en términos de potencia, diseño compacto, economía y calidad de los gases de escape. En su momento, este motor fue uno de los mejores del mundo de su tipo. Estas metas se alcanzaron aplicando las tecnologías más avanzadas e implementando de modo consecuente diversas ideas muy innovadoras. A este respecto, basta mencionar que este gran V12 de 5.000 cc apenas pesaba 240 kilogramos.
La potencia de 300 CV y el par máximo de 450 Nm superaron a cualquier motor y concepto automovilístico a la venta en el mercado en aquellos tiempos.
BMW Z1: la posibilidad de comprar un portador de la tecnología más avanzada.
En el año 1988, BMW se atrevió por primera vez a fabricar en serie y poner a la venta un coche portador de tecnologías proyectadas hacia el futuro: el BMW Z1. BMW Technik GmbH lo concibió como un auto modelo de conceptos alternativos de carrocería y la empresa decidió fabricarlo en serie con mucho éxito. Al diseñarlo y desarrollarlo, BMW había optado por soluciones completamente nuevas. Este biplaza descapotable tenía una estructura autoportante, similar a la de un monocasco, de chapas de acero inoxidable, mientras que la carrocería extremadamente moderna estuvo constituida por piezas de material sintético termoplástico reciclable.

Pero, sobre todo, llamaron la atención las puertas. En vez de puertas convencionales, el Z1 tenía puertas laterales especiales. Únicamente el motor provenía de los componentes fabricados en serie para otros modelos.

Se había seleccionado el motor de seis cilindros de 170 CV del BMW 325i, con el que este excepcional biplaza descapotable alcanzaba una velocidad máxima superior a los 220 km/h.

2019-08-20-el-motor-termico-evolucion-05

Vista exterior y en corte transversal del motor Turbo Diesel, de 6 cilindros para el BMW modelo 524 td. de 1983.

Suscribite a nuestro Newsletter Toda la información que necesitás sobre posventa y mercado automotriz, en tu casilla.
Suscribirme
Seguinos hoy!
Bolder Estudio | Web y Diseño