La Distribución y sus Componentes

VISTAS 365


El avance tecnológico con que vienen desarrollados los motores modernos, se traduce en entrega de mayores prestaciones, para lograrlo en el cálculo y diseño de sus componentes no se ha descuidado ningún detalle por más pequeño que sea, a todos los componentes de la distribución se los ha optimizado en su forma y dimensión para disminuir el peso en movimiento, contener las fricciones, reducir consumo y vibraciones.

En la presente nota nos ocuparemos de un componente mecánico de la distribución como:

El botador

Los botadores tienen como función empujar una varilla impulsora para mover el brazo del balancín y este a su vez desplazar las válvulas de escape y admisión.

El movimiento lo recibe de la leva de un árbol de levas, que tiene como función abrir las válvulas y mantenerla así durante el tiempo necesario para que entre o salga la mezcla aire-gas al cilindro donde se realiza la combustión.



Los mismos se clasifican en:

Botadores hidráulicos

Nacidos para eliminar las exigencias de manutención periódica y para luchar drásticamente contra la rumorosidad.

Se han desarrollado también para los motores con distribución, con uno o dos árboles de levas.

El principal inconveniente de estos botadores hidráulicos se debía a la necesidad de un breve período (tiempo) después del arranque para que se llenara la cámara de alta presión del botador.

Para reducir y eliminar, este tiempo se han desarrollado varios sistemas de corrección:

A- Uno de ellos impide el vaciado del depósito, situado en la parte superior del botador, desde el cual el aceite pasa a la cámara de alta presión.
B- Otro provee que el aceite pase a la cámara desde la parte inferior del depósito mismo.
C- Los botadores hidráulicos a laberintos combinan ambos sistemas para conseguir mejores resultados.

En la puesta a punto de los botadores hay que tener en cuenta que poseen una superficie de trabajo que no es plana, sino sensiblemente convexa (para ser preciso se trata de una fracción de superficie cónica) una pequeña guía evita que pueda girar en su alojamiento.

Utilizándolos es posible obtener iguales pautas de movimiento de las válvulas con un menor diámetro (por lo tanto menor peso) de los botadores.



El principio de funcionamiento de los botadores hidráulicos es muy simple se basa en el hecho de que los líquidos no se comprimen .Por consiguiente, solo es necesario incorporar en el botador un dispositivo telescopico (cilindro y pistón), capaz de expandirse (y, por lo tanto, de retomar el huelgo), llenándose de aceite presión en el momento que la válvula del motor está cerrada, y de bloquearse como si se tratara de un sólido, cuando la válvula del motor se abre por acción de la leva ( una válvula unidireccional impide de hecho la salida del aceite de la cámara de alta presión del botador). Botadores mecánicos

La construcción de estos componentes mecánicos de los motores ha dado un paso adelante, que ha permitido también gracias a levas que aseguran cierres de las válvulas mucho más suaves, acabar con altas variaciones (demasiado juego entre botador y válvula).

Algunos fabricantes han decidido volver a lo más simples y livianos botadores mecánicos, asegurando que el juego no sufra variaciones significativas para recorrer gran cantidad de kilómetros (en ciertos casos incluso del orden de los 100.000 Km), lo que permite adoptar intervalos de mantenimiento extremadamente separados.



Como sabemos el juego de la válvula es necesario para impedir que en determinadas condiciones de funcionamiento (especialmente crítica, en general, en el recalentamiento del motor) no se cierra a la perfección.

Es necesario realizar controles periódicos de este juego para comprobar que no se hayan producido variaciones. Tres son los sistemas adoptados para determinar el juego que tiene que tener la válvula en los motores con distribución con uno o dos árboles de levas a la cabeza y botadores.

El primero utiliza un espesor calibrado de gran dimensión, colocada sobre el botador.

Se elimina el juego excesivo entre la leva y válvula colocando un espesor calibrado para reducir el juego excesivo. Si el juego es poco la pastilla también se sustituye por otra de menor espesor. Este sistemas es práctico ya que no requiere sacar el árbol de levas, simplemente es necesario utilizar herramientas.



El segundo sistema utiliza una pastilla calibrada de dimensiones pequeñas, se coloca la misma debajo del botador es decir entre el cuerpo del botador y la extremidad del vástago de la válvula.

En este sistema es necesario des montar el botador y el árbol de levas con lo cual se efectúa el cambio de la pastilla calibrada (de mayor o menor espesor según lo necesario).

El tercer sistema no prevé espesor calibrado, dado que es el fondo del botador el que tiene el espesor calibrado, la regulación en este sistema se realiza cambiando el botador.

Balancines

Apoyo hidráulico para los balancines, este elemento es ideal para motores que giren a regímenes elevados, los botadores hidráulicos tienen un peso sensiblemente superior al de los mecánicos, para superar este inconveniente se utilizan actualmente los balancines oscilantes o semi balancines entre la leva y la válvula.

Los primeros se utilizan cuando la distribución tiene un solo árbol de levas y el mismo está situado en el bloque del motor.

Mientras que los segundos se utilizan generalmente en los motores con doble árbol de levas.



Dos árboles de levas a la cabeza, cuatro válvulas por cilindros. Con balancines oscilante son los que adoptan los autos de la fórmula 1.

También son utilizados por constructores de automóviles destinados al mercado automotriz, con la única diferencia de que los semi balancines en su eje tienen un cojinete (con el fin de reducir fricciones) sobre el cual actúa la leva y agregan como elemento de apoyo unos grupos telescópicos hidráulicos de cabeza esférica.

Suscribite a nuestro Newsletter Toda la información que necesitás sobre posventa y mercado automotriz, en tu casilla.
Suscribirme
Seguinos hoy!