El sistema ESP-2

VISTAS 710


Suspensión / Estabilidad

El sistema ESP-2
Programa electrónico de estabilidad - componentes

Nuvolari Enzo ©
2019-10-17-el-sistema-esp-2-01

El ESP (Programa de Estabilidad Electrónica) es una ayuda importante conducción. La aplicación dosificada e intermitente de los frenos, en una o varias ruedas, y la reducción del “par motor” –en caso necesario–, contribuyen a estabilizar el auto.


Continuando con esta serie de artículos sobre estabilidad, queremos recordar que la maniobrabilidad de un vehículo depende, en parte, de la precisión con que cumple una trayectoria determinada, una dirección preestablecida, en función de la posición del volante.
Sin duda, el ESP representa, en cierto modo, uno de los avances de la “seguridad activa” más significativo de los últimos tiempos. El primero en aplicarlo fue Mercedes Benz, ya que lo monto de serie en los modelos de la Clase A (desarrollo Daimler Benz-Bosch), a mediados de la década del 90.
Cabe señalar que, en un principio, solo era montado en automóviles de alta gama pero, poco a poco, las fábricas terminales a nivel internacional fueron incorporándolo en sus modelos de importancia.

2019-10-17-el-sistema-esp-2-02

Ensayos efectuados en pista de pruebas y rutas, sobre superficies secas y mojadas, para determinar el rendimiento del ESP en cuanto a la estabilidad del auto, y las diferencias de comportamiento comparables, es decir, con y sin sistema aplicado.


Como lo mencionáramos oportunamente, el ESP es un programa, un sistema electrónico cuya función es corregir las trayectorias erróneas del auto, provocadas por una excesiva subdirección o sobredirección, accionando sobre el sistema de frenos en forma independiente sobre cada rueda. Además de actuar sobre los frenos, el mismo puede actuar sobre el sistema de alimentación, evitando así una aceleración excesiva.
La estructura del ESP se basa en los componentes del sistema de frenos ABS y en el control de tracción, complementado con elementos específicos y mecanismos diversos (ASR + BAS), gestionados por una central de control electrónico. Esta última recibe las señales –impulsos eléctricos– de distintos sensores posicionados en distintos puntos del vehículo, como el ángulo de giro (sobre el eje vertical del auto), la aceleración lateral, la posición del volante de dirección y la velocidad de cada rueda.
Toda esta información es procesada y evaluada por la computadora – unidad de control electrónico– y comparada con los datos que fueran almacenados previamente en su memoria (valores de referencia). Cuando algunos de esos valores supera los límites ya determinados o establecidos, la central de control actúa sobre los frenos de cada rueda y, si no es suficiente, actúa sobre el sistema de inyección –señal para que corte– de modo tal de reducir el par motor.
De esta manera se logra la equiparación entre los valores “almacenados” y los valores “corregidos”, es decir que el vehículo funciona dentro de los valores correspondientes. Cuando se produce “subdirección” o subviraje –en una curva a la derecha–, la central compara el ángulo de giro del volante con el ángulo verdadero del auto sobre su propio eje.
Si dichos valores no coinciden, el ESP actúa sobre el freno de la rueda trasera interna, generando un efecto de giro –sobre el eje vertical del auto– y permitiendo que el vehículo siga su trayectoria normal. Si fuera necesario –en función de la velocidad–, el sistema actúa también cortando la inyección de combustible (se evita que el conductor accione el acelerador positivamente).
Si se produce “subdirección” o sobreviraje, la acción se concreta frenando la rueda delantera externa, produciendo efectos similares pero en sentido contrario.
Como conclusión: la acción del ESP en que en ambas circunstancias se logra estabilizar al vehículo, siguiendo la trayectoria inducida por el volante.

2019-10-17-el-sistema-esp-2-03

Funcionamiento del ESP en una curva a la derecha: con sobreviraje (sobredirección) actúa sobre la rueda delantera externa, y produce un efecto de rotación del automóvil –sobre su eje–, estableciendo la trayectoria normal.Con subviraje (subdirección) actúa sobre la rueda trasera interna, generando también un efecto de giro, pero en sentido contrario.

Suscribite a nuestro Newsletter Toda la información que necesitás sobre posventa y mercado automotriz, en tu casilla.
Suscribirme
Seguinos hoy!
Bolder Estudio | Web y Diseño