Los compresores y los turbos

VISTAS 267


TA 2020-06-12 Los compresores y los turbos 1

Podemos definir al compresor volumétrico, como un dispositivo de sobrealimentación, conectado al cigüeñal a través de una correa o una cadena de transmisión, que comprime al aire en el múltiple o colector de admisión por medio de lóbulos, paletas, tornillos o perfiles en espiral.

Muy usados en el pasado, los compresores volumétricos absorben potencia mecánica y debido a ello tienen un rendimiento inferior, por ejemplo que un turbosobrealimentador, actualmente muy utilizado sobre vehículos con motores nafteros (de ciclo Otto), o gasoleros (de ciclo Diesel). Como ventaja o en compensación, elimina el retardo de entrega de potencia, y mejora también la disponibilidad de potencia a regímenes de velocidad más reducidas. Sin duda, la multiplicidad de los caminos relacionados con la sobrealimentación es amplia. Tal es el caso del motor Volkswagen, de 1,4 litros y 4 cilindros en línea, denominado TSI “Twincharger” con sobrealimentación doble (turbocompresor TGV y compresor centrífugo) montado en un modelo Golf de la marca alemana, del año 2007.

TA 2020-06-12 Los compresores y los turbos 2

Con este sistema de “sobrealimentación doble“, se logra que un motor “1.400“ entregue una potencia de 170 CV. Este motor es un ejemplo del “downsizing“, es decir chico y de baja cilindrada. Otro ejemplo de sobrealimentación doble, es el caso de la Lancia Delta S4 de competencia, de la década del ’80, también usando un turbocompresor y un compresor volumétrico del tipo Volumex, comandado en este caso por una cascada de engranajes desde el cigüeñal. El propulsor del Lancia Delta S4 fue potenciado por Abarth, con 4 cilindros en línea y 1.800 cm3 de cilindrada total, entregaba 400 CV. De potencia máxima a 8.000 rpm.

Leer más

Seleccione su provincia o ciudad.

captcha

Te puede interesar


Suscribite a nuestro Newsletter Toda la información que necesitás sobre posventa y mercado automotriz, en tu casilla.
Suscribirme
Seguinos hoy!