El mercado automotriz en primer plano.

Se fue un ícono de la industria automotriz


A los 94 años de edad falleció en Los Ángeles, California Lee Iacocca, el otrora gran empresario y protagonista de la industria automotriz de Estados Unidos.
Nacido en Pensilvania, comenzó a trabajar en Ford Motor Company en 1946. Hombre de grandes retos y quien marcó la historia del automovilismo tras su paso por esta compañía hasta 1978, cuando es despedido por  Henry Ford II, nieto del fundador de la compañía automotriz, por motivos que respondían a diferencias y choques de personalidades.


Iacocca jugó un papel decisivo en la creación del Ford Mustang en la década de los 60, vehículo de los más exitosos de la historia y además conocido por haber salvado a Chrysler de la bancarrota en uno de los momentos más críticos de la marca, con acciones algo fuertes pero que permitieron sacar a flote a la empresa.


2019-07-12-se-fue-un-icono-de-la-industria-automotriz-2-02

Según lo expresa Bart Barnes en El Washington Post “…Iacocca se recuperó como presidente de Chrysler. Se le acreditó que salvó a la compañía de la bancarrota al convencer al Congreso en 1980 de aprobar garantías de préstamos federales de hasta $ 1.5 mil millones.


Chrysler, que había sido el rezagado entre los tres grandes de Detroit, regresó con un rugido cuando Iacocca cerró las fábricas, despidió a decenas de miles de empleados, recortó los salarios de los ejecutivos, persuadió a los proveedores para que aceptaran los pagos retrasados ​​y las concesiones de los sindicatos. Redujo su propio salario a $ 1 por año.


2019-07-12-se-fue-un-icono-de-la-industria-automotriz-3-03

Además, aumentó las ventas al introducir la línea de autos K y la minivan, que llevaría la industria automotriz en ventas durante años. Restauró la rentabilidad en lo que se ha descrito como el mayor ahorro corporativo individual en la historia empresarial de los EE. UU. Bajo su dirección la compañía pagó sus préstamos ($ 1,200 millones e intereses) en 1983, siete años antes de su vencimiento. 
“Nosotros en Chrysler pedimos dinero prestado a la antigua usanza. Lo devolvemos ”, dijo Iacocca en una conferencia de prensa.

2019-07-12-se-fue-un-icono-de-la-industria-automotriz-4-04

En un momento en que el país estaba saliendo de un período de malestar económico, este parecía un líder directo lleno de confianza en sí mismo.


La cobertura de los medios de comunicación retrató a Lee como un salvador de la industria, y él se sumó a su atractivo a través de anuncios publicitarios de televisión que promocionaban los autos de Chrysler y, en el proceso, él mismo.

Cuando los anuncios comenzaron a transmitirse a fines de 1980, pocos podían olvidar la imagen de Lee Iacocca de 6 pies 1 pies, con anteojos de aviador colocados sobre su nariz, paseando por el piso de una fábrica de líneas de ensamblaje de Chrysler, agitando un dedo hacia la cámara y declarando “Si puedes encontrar un auto mejor, ¡cómpralo!”…”.


2019-07-12-se-fue-un-icono-de-la-industria-automotriz-5-05

Para 1984 escribe sus memorias y las titula “Iacocca: An Autobiography”, de las que vendió 6,5 millones de ejemplares convirtiéndose en uno de los libros más vendidos durante 38 semanas en Estados Unidos.


En 1992 compatibilizó sus inversiones en casinos y una línea de aceite de oliva con su incorporación a diversas juntas directivas.
Dejó frases para el recuerdo; de ellas aquí van algunas….

-Dígalo con claridad y sea breve.
-El que no se desafía a sí mismo se apoltrona.
-Administración no es más que motivar a otras personas.
-Aprender de los errores, pero no dejéis de intentarlo.
-No queremos ser los más grandes, "solo" queremos ser los mejores
-No olvide nunca que los de "la línea" son los que ganan el dinero.
-La gente desea economía y pagará casi cualquier precio para conseguirla.
-Procure tener claras las prioridades y mantenga al día la lista de urgencias.
-Hasta una decisión correcta resulta equivocada cuando se toma demasiado tarde.
-La cuestión es que siempre hay que subir un escalón más, por fatigoso que parezca.
-Es una responsabilidad clave la de garantizar la maximización del beneficio día a día.
-Encontramos permanentemente grandes oportunidades disfrazadas de problemas insolubles
-A veces hasta el mejor gerente es como aquel niño que pasea un perro grande y espera a ver dónde quiere ir el animal para entonces llevarlo allá.
-Nada hay más importante en la gestión empresarial como el saber motivar a la gente. Una motivación vale por diez amenazas, dos presiones y seis memorandos.
-Cuando tengas que tomar una decisión, no dejes que te crezca la barba. Naturalmente, no siempre esta será perfecta y seguramente podrás meter la pata alguna vez; pero no por eso dejes de tomar tu decisión.


Por Rogelio Dell’Acqua

Solicitar información

Solicitar más información sobre este producto
Seleccione su provincia o ciudad.
Suscribite a nuestro Newsletter Toda la información que necesitás sobre posventa y mercado automotriz, en tu casilla.
Suscribirme
Seguinos hoy!
Bolder Estudio | Web y Diseño