Postventa Chevrolet

VISTAS 126


Arrancar el motor

Un coche parado hoy puede redundar en problemas futuros. Una manera rápida y fácil de mantener un vehículo es arrancarlo durante algunos minutos. Aún sin un destino, el conductor debe hacer viajes cortos para ayudar a controlar que todo funcione sin problemas. Esto permite mantener el motor, los frenos, fluidos y más. Arrancar el coche ahora evitará una batería agotada más adelante.

Mantenimiento de la batería del vehículo

Todo vehículo que permanece sin moverse durante un período prolongado tiene mayor probabilidad de tener una batería agotada. Esto también puede redundar en otro daño permanente que se presenta cuando las baterías permanecen descargadas durante períodos prolongados. Para asegurarse de que esto no suceda, Chevrolet recomienda a los conductores mover el vehículo por tramos cortos cada dos semanas y desconectar los cargadores de celular o tableta.



Mitigar los problemas de frenos

El tiempo prolongado en estacionamiento al aire libre puede aumentar la corrosión y los residuos que se acumulan en los componentes de frenos de un vehículo. Esto puede desencadenar ruidos y, en casos extremos, el desgaste prematuro. A veces, una fuerte corrosión puede provocar vibración o pulsación en el sistema de frenos debido a una variación en el grosor del rotor de frenos. Como buena práctica se aconseja conducir alrededor de la cuadra o el vecindario cada dos semanas y aplicar los frenos varias veces.

Cuando el vehículo presenta problemas de frenos, el conductor escucha chirridos al frenar, que probablemente disminuyen al conducir. Entre los posibles signos de problema de frenos se pueden mencionar: pulsación en el pedal de freno al aplicarlo, arrastre momentáneo del freno, o bien los frenos no se sueltan.



Controlar la presión de los neumáticos

Al no utilizarse el vehículo durante períodos prolongados, la presión de los neumáticos puede bajar y provocar deformación del neumático. Dicha deformación se produce cuando un neumático ha estado parado bajo el peso del vehículo por mucho tiempo, lo cual puede provocar vibraciones durante el manejo.

A los efectos de mitigar este problema, el conductor debe estacionar sobre una superficie suave, como césped o tierra. Antes de sacar el vehículo a la ruta, controle la presión de los neumáticos para confirmar que no sea demasiado baja. De no ser factible el ajuste de presión de los neumáticos, se recomienda conducirlo cada dos semanas durante al menos 10 minutos para calentar los neumáticos y evitar cualquier deformación.



Revisar los líquidos del vehículo

Al controlar la presión de los neumáticos, el conductor debe chequear todos los líquidos, como el aceite del motor, limpiaparabrisas, líquido anticongelante y para frenos. Al permanecer el vehículo estacionado durante períodos prolongados, se incrementa el potencial de problemas con el combustible. Sin embargo, los vehículos de gasolina no deberían sufrir problemas en este sentido, si se utiliza combustible superior mientras se encuentra el coche guardado.

Antes de volver al uso normal del vehículo, es recomendable inspeccionar el vehículo por debajo para observar algún signo de pérdida de líquido. Revise el limpiador de parabrisas, el líquido de transmisión (en lo posible), el líquido para frenos, el aceite del motor, y el anticongelante para asegurarse de que todos los líquidos se encuentren al nivel recomendado.



Observe que los intervalos de servicio para el cambio de aceite del motor son en base al tiempo o al kilometraje independientemente del estado del vehículo, parado o en marcha regular. Claro que siempre debe consultar el manual para obtener información más específica sobre los líquidos del coche.

Por David Gil
Fuente: Chevrolet

Suscribite a nuestro Newsletter Toda la información que necesitás sobre posventa y mercado automotriz, en tu casilla.
Suscribirme
Seguinos hoy!