La polea del cigüeñal

VISTAS 734

La polea del cigüeñale

En un automóvil, el cigüeñal transforma el movimiento alternativo de los pistones en un movimiento circular, que puede aprovechar la transmisión para poder mover el vehículo. El volante motor es un elemento situado en uno de los extremos del cigüeñal y en el otro extremo se encuentra la polea del cigüeñal, también llamada damper.

Su función primordial es transmitir el movimiento a los órganos auxiliares del motor como el alternador, la bomba de agua o la bomba de la dirección asistida.
Y estos elementos auxiliares se encuentran unidos a la polea del cigüeñal por medio de la correa auxiliar, que en algunos vehículos, también ayuda a reducir las vibraciones producidas por el motor, mientras corrige las oscilaciones que se producen en el giro del cigüeñal.

Por ser el motor una máquina que tiene que estar lo más equilibrada posible para que cumpla su función sin que las vibraciones y oscilaciones se descontrolen, es que el cigüeñal está lleno de contrapesos. Por eso, el peso y la capacidad de absorción de vibraciones de la polea, que tiene en uno de sus extremos, contribuye a que todo ruede como debe ser.



La polea del cigüeñal se compone de tres elementos: la parte central sólida, que es donde se inserta el eje de rotación; un anillo de caucho a su alrededor y, otra parte exterior sólida, que tiene los canales necesarios para poder poner la correa auxiliar sin que se salga de su recorrido. Las partes sólidas de la polea suelen ser de metal, porque se requiere de un material muy fuerte que soporte el estrés mecánico sin que se acabe deformando con el paso del tiempo.

Desperfectos de la polea y su correa
En algunos casos se puede dañar la polea del cigüeñal, por la parte central de caucho, por lo que resulta importante revisarla y sustituirla en caso de que sea necesario. Si sucede esta avería suele sonar un ruido metálico o un crujido, que no es más que las dos partes metálicas rozándose.

Cabe destacar que es importante que la correa auxiliar se encuentre en buen estado. De romperse, ningunos de los componentes a los que suministra energía cinética funcionará. Esto propiciará el encendido de la luz de falla en el motor e incluso se parará por seguridad. Además, se puede colar alguno de los trozos por la polea del cigüeñal, con el consiguiente peligro de causar serios daños al motor.



Cambiar la polea del cigüeñal

Su sustitución no es un trabajo muy complejo en sí, y según el vehículo, el acceso a ella puede ser más o menos complicado.
Lo que se tarde y el operativo de sustitución, serán determinados por las piezas haya que tocar.
En algunos autos, hay que retirar el filtro de aire y mover los cables de las bujías, para acceder desde el vano del motor.
Y en otros, se deberá quitar una rueda, el paso y el cárter que protege la polea, para poder acceder desde el hueco de la rueda.



Por David Gil

Seleccione su provincia o ciudad.

captcha
Suscribite a nuestro Newsletter Toda la información que necesitás sobre posventa y mercado automotriz, en tu casilla.
Suscribirme
Seguinos hoy!