Un especialista en instalaciones nos explica todo lo que hay saber sobre cómo evitar un incendio


Publicado por Estación de Servicio Actual
1149

est-42-como-se-evita-un-incendio-01

Con motivo del incendio ocurrido en Barracas, Ciudad de Buenos Aires, donde perdieron la vida diez bomberos, entrevistamos al Lic. Roberto Neyret, especialista en instalaciones contra incendio que cuenta con dos títulos de postgrado sobre “Diseño de instalaciones contra incendio” y “ Especialización en rociadores” obtenidos en la Universidad Tecnológica Nacional.

EA: Mucho se habla de “Prevención” en todos los aspectos. ¿Se podría haber previsto este incendio?
Lic. R.N.: Excepto los fenómenos naturales, como un tsunami, un tornado o un terremoto, todos los accidentes son previsibles y por lo tanto evitables. La prevención parte del estudio de experiencias anteriores, de mejoras a los elementos de protección, de nuevas ideas e inventos. Demás está aclarar que todo esto debe ser difundido, concientizado y reglamentado para el bien propio y el de los demás.

EA: Pero éste fue un incendio de muy grandes proporciones. ¿cómo se evita?
Lic. R.N.: Todo incendio comienza siendo minúsculo, una chispa, un cortocircuito, una colilla de cigarrillo. Pensemos en esto: Cuando el fin de semana nos preparamos para hacer un asado ponemos en la parrilla papel de diario, maderitas, carbón, pero lo que enciende todo esto es algo pequeño como un fósforo, en este fósforo tenemos el principio del incendio. Si lo apagamos antes de encender el papel de diario, nunca se va a producir el incendio, con esto quiero ejemplificar que todos los incendios comienzan siendo muy pequeños focos de ignición. Si lo apagamos a tiempo queda solucionado, en cambio si lo dejamos crecer tendríamos un gran incendio.
Una vez, hace muchos años en un seminario internacional que participé el orador, un ingeniero español especialista en Prevención perteneciente a la Fundación Mapfre, dijo: “Un incendio en el primer minuto se apaga en cuatro minutos con un vaso de agua, en el segundo minuto con un balde de agua, en el tercer minuto lo apagan los bomberos y en el cuarto minuto lo apaga Dios…”

EA: Parece que en el caso de Barracas se llegó al cuarto minuto……
Lic. R.N.: Sí, realmente fallaron en apagarlo con un vaso o con un balde de agua. Este relato se puede llevar a la práctica de la siguiente manera: El primer minuto es con el uso de los matafuegos manuales o rodantes que necesitan de un operador, es decir, una persona con los conocimientos mínimos para poder usar los matafuegos; en éste caso parece no haber sucedido. El segundo minuto corresponde a las instalaciones fijas contra incendios, las mangueras de incendio que también necesitan de un operador y los sistemas automáticos llamados rociadores o sprinklers. Este fue el sistema con la falla más importante en el incendio de Barracas, ya que no anduvieron los sprinklers.

EA: Hoy se habla mucho en los medios de éstos aparatos. Pero ¿qué es un sprinkler o rociador de agua y cómo funciona?
Lic. R. N.: Vamos a tratar de explicarlo en forma sencilla sin entrar en muchos tecnicismos. Una instalación o red de agua contra incendios tiene, en primer lugar, tanques con reserva de agua, los tanques pueden ser de hormigón, chapa de acero, plástico, lo importante es que contengan agua como reserva para ser usada en un incendio.
Estos tanques tienen un caño que los conecta a la entrada de las bombas de agua, que deben ser tres, con un tablero eléctrico especial, el que va a energizar a los motores esas bombas para hacerlas funcionar. El agua impulsada por las mismas, es conducida por unos caños que van por las paredes y techos hasta terminar en los sprinklers.
Hasta aquí tenemos la instalación lista para funcionar, pero no sale agua, porque los sprinklers son unos aparatos que tienen una tapa para que no salga el agua, ésta tapa tiene dos posibilidades. Pueden tener una “chapita” bimetálicao una “ampolla” de vidrio con líquido.
Ambos sistemas o tapas funcionan por calor, cuando se eleva la temperatura del lugar, estas tapas se rompen y el agua sale por el orificio del sprinkler, produciendo una lluvia de agua a presión que apaga el incendio.

EA: ¿Y por qué falla este sistema que parece tan sencillo?
Lic. R. N.: Cuando se instala por primera vez un sistema contra incendios, se realizan pruebas de funcionamiento para asegurarse que todos los componentes funcionan en forma correcta. Luego de esto, es el propietario del lugar el que debe velar por la conservación y buen estado de los elementos. Generalmente los problemas comienzan con el tiempo; es por ello que resulta imprescindible realizar el mantenimiento de la instalación. Es la falta de control, revisión y mantenimiento lo que produce fallas. Le comento uno de los tantos casos anecdóticos con los que me he encontrado en mi carrera:
Habíamos terminado una instalación en el edificio de 5.000 metros cuadrados de un cliente que tenía mangueras y sprinklers. Durante el primer año el mantenimiento de la instalación es parte de nuestra garantía, al finalizar este período se le ofrece al cliente un abono que éste no acepta a pesar de que los costos eran muy bajos. Dos años después tuvo un pequeño incendio, nada muy grave, pero la instalación no funcionó. Nos convocan como instaladores a revisar la falla, lo que encontramos es que alguien sin conocimiento había “simplemente” cerrado la entrada de agua al tanque de reserva.
Si el cliente tuviera un servicio de control y mantenimiento esto se habría detectado a tiempo y solucionado.

EA: Pero ¿no es obligatorio este mantenimiento?
Lic. R. N.: Sí, en la ciudad de Buenos Aires, a partir del año 2.012 , existe la ORDENANZA 415 que obliga a los propietarios o inquilinos de los edificios a mantener las instalaciones. A veces las personas no comprenden que las ordenanzas o reglamentaciones son para su beneficio y se niegan a cumplirlas.

EA:¿ De qué se trata la ORDENANZA 415 y quiénes deben cumplirla?:
Lic. R. N.: Es una reglamentación que exige que todas las instalaciones existentes y futuras sean realizadas y mantenidas por empresas idóneas y habilitadas para tal fin. Era y aún lo es hoy, muy común encontrar instalaciones realizadas por “Don José”, el plomero del barrio. O que las bombas se hubieran roto hacía diez o quince años y nadie las reparaba. O que los tableros eléctricos se desarmaran para usar los componentes. Luego a la hora del incendio había que llamar a Dios.
Para reducir las fallas y prevenir la propagación del incendio se creó la ORDENANZA 415 que viene a ordenar las tareas de mantenimiento y a garantizar el funcionamiento y la calidad de las instalaciones.

EA: ¿Alguna reflexión sobre este incendio y el fallecimiento de los bomberos?:
Lic. R. N.: El fallecimiento de una persona por los motivos que fueren, es una tragedia para su familia, sus amigos, y para la sociedad, sobre todo cuando podría haberse evitado. En este caso puntual con un control y mantenimiento adecuados, que en definitiva costaban unos pocos pesos, se podría haber evitado. Si un poco de dinero ahorrado en mantenimientos cuesta diez vidas, debemos pensar a la hora de decidir recortar gastos cuáles son los riesgos y las prioridades.

SOLICITAR MÁS INFORMACIÓN
SOBRE ESTE PRODUCTO
Lo Más Visto

Motorcraft

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Más Notas que te Pueden Interesar