Todo sobre vehículos pesados.

Publicado por Vehículos Pesados

Filtros para vehículos de Servicio Pesado

VISTAS 281 / COMPARTIR


Filtros para vehículos de Servicio Pesado

Ing. Roberto J. Galizia
Jefe de Ingeniería
Sogefi Filtration Argentina S.A.


pes-90-filtros-para-vehiculos-de-servicio-pesado-01


Históricamente los vehículos de servicio pesado han sido un capítulo aparte en la fabricación de autopiezas. Nosotros desde Sogefi, siempre hemos producido y comercializado filtros tanto para vehículos livianos como para vehículos pesados y nuestra experiencia indica que los últimos han siempre requerido un tratamiento distinto.

¿Por qué?
En primer lugar desde el punto de vista técnico, las potencias puestas en juego son distintas lo cual implica requisitos distintos. Tanto los valores de resistencia mecánica, como del caudal del fluido que circula por un filtro son totalmente distintos en un filtro de un auto respecto a un filtro de un camión.

En segundo lugar, en general los motores que han equipado en diferentes épocas tanto a vehículos pequeños como a vehículos comerciales, han tenido diferentes características. Esto ha dado lugar a la utilización de distintos tipos de filtros. Un viejo motor Diésel de un camión, podía por ejemplo requerir en el circuito de combustible un filtro primario, un filtro secundario y hasta un filtro separador de agua, cuando un auto particular empleaba generalmente un simple filtro de nafta o de Gas-Oíl.

En tercer lugar también los vehículos pesados siempre han requerido más de tres o cuatro filtros, cosa que nunca fue habitual en un auto de calle. Un auto de calle antiguamente, tenía un filtro de aire, un filtro de aceite y un filtro de combustible. Hoy también se agrega un filtro de habitáculo. En cambio un camión, además de los filtros mencionados, también podía requerir el uso de un filtro desecador de aire, para el circuito de aire comprimido del sistema de frenos, o un filtro de agua para el circuito de refrigeración.

En cuarto lugar el mantenimiento de un vehículo de servicio pesado siempre ha sido tratado muy profesionalmente por sus usuarios. Esto se debe básicamente a dos motivos. El primero es que los costos promedio anuales de mantenimiento de un camión, un colectivo o un ómnibus de larga distancia, siempre han sido mucho mayores que los correspondientes a un vehículo de uso familiar. El segundo es que un mal mantenimiento de un vehículo de servicio pesado, puede producir que el mismo tenga que ser detenido para realizar reparaciones no planificadas dando lugar a pérdidas de dinero por no estar el mismo operativo. En definitiva entre los usuarios de repuestos de servicio pesado uno termina encontrándose con dos casos. El primero es el de los propietarios de vehículos, como ser los dueños de camiones quienes conocen muy bien sus vehículos y saben perfectamente cómo y cuándo realizar las tareas de mantenimiento correspondientes. En el otro caso, el usuario puede ser una empresa de transporte que cuenta con una flota de camiones, colectivos u ómnibus de larga distancia. En este caso en general el cliente es representado por un jefe de taller o jefe de mantenimiento que planifica y analiza minuciosamente las actividades de mantenimiento de los vehículos que tiene a cargo. Esto hace que tanto el usuario individual como el que tiene una flota a cargo, sea muy exigente a la hora de elegir sus repuestos y requiera que los proveedores estén siempre cerca atendiendo las necesidades que surjan.
Hoy en día los vehículos de servicio pesado requieren una mayor especialización aun, ya que por ejemplo en un camión podemos encontrarnos con hasta once filtros que deben ser reemplazados con diferentes frecuencias. Entre los mismos tenemos: filtro primario de aire, filtro secundario de aire, filtro de aceite, filtro primario de combustible, filtro secundario de combustible, filtro de habitáculo, filtro de agua (sistema refrigeración motor), filtro secador de aire (circuito de aire comprimido para frenos), filtro hidráulico, filtro para caja de cambios, filtro de urea.

Por otro lado, la evolución de las tecnologías aplicadas a los motores, a partir de los crecientes requisitos en post de la protección del medio ambiente, ha hecho que los filtros sean cada vez más sofisticados. En el caso de Argentina, los vehículos comercializados en la actualidad, con un peso bruto mayor a 2500 Kg, deben cumplir con la norma Euro 3. De todas formas próximamente esto vehículos deberán atender la norma Euro 5. Esto hace que los motores tengan diseños cada vez más complejos, y por ende requieran un trato adecuado a esos diseños.
En primer lugar un motor actual comparado con un motor antiguo tiene huelgos mucho más pequeños entre las partes que tienen desplazamiento. Esto apunta a mejorar el rendimiento de los motores, reduciendo por ejemplo las fugas de gases entre los aros de los pistones. Pero esto hace que las partículas que antes eran admitidas en un motor hoy ya no lo sean. Entonces nos encontramos que un filtro de aire debe tener una eficiencia que supere el 99,8% de filtrado. Es decir por cada 100 gr de contaminante que llegan al filtro, el mismo debe retener 99,8 gr.

En segundo lugar y relacionado con el punto anterior, los menores huelgos en un motor requieren también que la eficiencia de filtrado de un filtro de aceite sea cada vez más elevada, lo cual requiere medios filtrantes con tecnologías cada vez más complejas. Aquí la exigencia es tal que las normas actuales, bajo las cuales son ensayados lo filtros de aceite, definen valores de eficiencia para diferentes tamaños de partículas y mediante el uso de contadores electrónicos. Es decir un valor de eficiencia de 90% para un tamaño de partícula dado, significa que el filtro retuvo 90 partículas de ese tamaño. De esta forma podemos encontrarnos hoy con filtros de aceite cuya eficiencia este definida de la siguiente manera:
Tamaño de partícula Eficiencia
30 μm                     98,9%
40 μm                     100%
50 μm                     100%

1 μm: 1 Micrón equivale a una milésima de milímetro.
A su vez con el objetivo de atender las normas Euro, los sistemas de inyección de combustible también han cambiado mucho. En la actualidad un sistema de inyección consta de un inyector por cilindro que cuenta con una serie de orificios (6 a 8) con un diámetro que ronda los 0,2 mm y por el cual está siendo inyectado combustible a una presión que puede ir de 1600 a 2200 Bar. Esta combinación de pequeños orificios y elevadísima presión, evidentemente requiere que la eficiencia de filtrado del combustible ya no sea alta, como en los filtros mencionados anteriormente, sino extremadamente alta. Caso contrario cualquier partícula por minúscula que sea podría dañar este elemento. Es por esto que muchos de estos filtros cuentan con medios filtrantes con dos láminas. La primera es una capa abierta (de baja eficiencia) que se encarga de retener las partículas mayores, y la segunda, de eficiencia elevada se encarga de la retención de las partículas más pequeñas. De esta forma se logra un filtro de alta eficiencia, pero que a la vez tenga una vida útil razonable, ya que si tuviese una sola lamina cerrada (muy eficiente) se saturaría muy rápidamente. En este caso, al igual que en el caso de los filtros de aceite, los valores de eficiencia son definidos para diferentes tamaños de partículas mediante la utilización de contadores electrónicos. Un filtro de combustible moderno puede presentar una eficiencia que este definida por los siguientes valores:

Tamaño de partícula Eficiencia
4 μm                       95%
5 μm                       96%
6 μm                       98,9%
7 μm                       99,8%
8 μm                       99,9%
Mayor a 9 μm           100%

A la vez continuando con el hilo del análisis si nosotros aseguramos valores de eficiencias de filtrado tan altos para tamaños de partículas tan bajos; pero el filtro no es producido en un ambiente considerablemente limpio, estaremos entregando al cliente un producto que igualmente puede generar problemas. Normalmente si uno estudia los tamaños de partículas dispersos en un filtro, tanto del lado llamado limpio (post filtrado) como del lado llamado sucio (previo al filtrado) va a encontrarse con seguridad que hay presentes partículas con tamaños superiores a los 200 micrones y que pueden producir daños importantes. La única forma de evitar esto, es mediante la producción del filtro en un ambiente limpio o sala blanca. Por dicho motivo, los filtros de combustible SogefiPro que requieran niveles de limpieza acordes a los motores modernos, son producidos en lo que llamamos la sala blanca. Dicha sala, tiene el mismo principio de funcionamiento que tiene un quirófano y asegura que ningún filtro tenga partículas que puedan dañar el circuito de inyección de combustible.
En definitiva un filtro para un vehículo pesado requiere un grado de especialización muy elevado. Es por esto que ya hace dos años el grupo Sogefi, conocido por la producción de filtros Fram y filtros Purflux, decidió lanzar la marca SogefiPro específica para este tipo de productos.


pes-90-filtros-para-vehiculos-de-servicio-pesado-02

Suscribite a nuestro Newsletter Toda la información que necesitás sobre posventa y mercado automotriz, en tu casilla.
Suscribirme
Seguinos hoy!