El mercado automotriz en primer plano.

La Ferrari F355 F1

VISTAS 1401


Ferrari: Ayer, Hoy... y Siempre
Ferrari F355 F1

Nuvolari Enzo ©
2019-08-16-ferrari-f355-f1-01


En 1978, Ferrari desarrollo para el monoplaza de Gilles Villeneuve el primer comando de la caja de velocidades con levas en el volante. Sin embargo, y a pesar de que los resultados de los ensayos fueron satisfactorios, Villeneuve no quiso conducir en carrera un auto con esta característica tan avanzada, tal vez por temor a su confiabilidad. Recién en 1989, Nigel Mansell condujo una Ferrari, en una carrera del Campeonato Mundial, con el accionamiento de la caja a través de levas o palancas situadas en el volante en lugar de la palanca tradicional. Con este sistema gano la carrera, el Gran Premio de Brasil del mismo año, lo que significo su validez definitiva. En 1990, lo adopto Williams y actualmente lo traen todos los equipos de Formula 1.
Con su F355 F1, la fábrica italiana propone el mando electro-hidráulico de la transmisión para los modelos de serie de la marca, pero con una salvedad: en el monoplaza, las levas van ancladas en forma solidaria al volante, de manera que giran con él, mientras que en el F 355 F1 las levas van ancladas de manera fija y separadas del volante con lo que independientemente del ángulo de giro de este, la de la derecha (marcada con la palabra UP) es siempre para subir de marchas y la de la izquierda (señalada con DOWN )para bajarlas. En este auto ha desaparecido el pedal de embrague y, además de las levas en el volante, hay una pequeña palanca en la consola central para conectar la marcha atrás y botones para seleccionar el modo de operación.
Básicamente, la instalación se compone de una computadora de control, una unidad de potencia electro-hidráulica y un mecanismo de embrague servocontrolado. La caja de velocidades es mecánica, de seis marchas. Al accionar las levas se envía una señal eléctrica a la computadora, que tiene en cuenta parámetros como el régimen de giro del motor, el ángulo y la velocidad de apertura del acelerador, la velocidad del auto, la temperatura del motor, el modo y la velocidad seleccionada. A partir de ahí se envía la orden a la unidad de potencia que consiste en una bomba hidráulica, que acciona por una parte el embrague y por la otra el selector del cambio introduciendo la velocidad elegida. La secuencia de las operaciones en el modo deportivo se realiza en tan solo 200 milisegundos.

2019-08-16-ferrari-f355-f1-02

2019-08-16-ferrari-f355-f1-03

2019-08-16-ferrari-f355-f1-04

Los resultados
Con este sistema de levas de comando los cambios se pueden hacer más rápidamente que con la palanca. Además, se puede cambiar de velocidades sin soltar el pie del acelerador, con la consiguiente reducción del tiempo muerto asociado al control del motor por el conductor.
También es muy importante para la seguridad poder cambiar de velocidades sin soltar el volante, particularmente cuando se encara una curva. El sistema incluso ofrece protección contra “pasadas de vueltas” provocadas por errores al conectar las velocidades.
La combinación de una caja de velocidades electrohidráulica, las levas en el volante y la ausencia del pedal de embrague, evitan el riesgo de pérdida de la estabilidad del vehículo que puede ocurrir en las maniobras del pedal de embrague y palanca convencional.
El conductor puede elegir entre cuatro modos de operación: “Normal” (el sistema cambia de velocidad según la voluntad del conductor); “Sport” (se adecua el paso de los cambios y la dureza de la suspensión a una conducción deportiva); “Auto” (el sistema cambia de velocidades automáticamente); Y “Low grip” (para transitar por superficies con reducido agarre, para mejorar las cualidades de tracción).

Suscribite a nuestro Newsletter Toda la información que necesitás sobre posventa y mercado automotriz, en tu casilla.
Suscribirme
Seguinos hoy!
Bolder Estudio | Web y Diseño